domingo, 20 de enero de 2019

Los militares chavistas y el proceso de transición


ES IMPORTANTE saber que desde hace 20 años, la fuerza armada dejó de ser una institución del Estado para convertirse con el chavismo en factor de poder político y económico. En el 1992 alrededor de 800 oficiales fueron investigados por un tribunal militar, 300 por el 4 de febrero y 500 por el 27 de noviembre, pero la mayoría fueron reintegrados en esos años a FAN. Esto sin contar la gran cantidad de oficiales que integraban otros movimientos insurgentes que no participaron en esos alzamientos, como es el caso de los 18 tenientes coroneles (todos con mando de otros oficiales) que conformaban el movimiento encabezado por el General Carlos Santiago Ramírez. Por lo menos eran 4 grandes movimientos, incluyendo el de Hugo Chávez, que contaban con oficiales en el ejército, armada, aviación y en menor grado en la guardia nacional.

La magnitud de la conspiración en la FAN hizo que el vicealmirante y encargado de la seguridad de Carlos Andrés Pérez (Mario Iván Carratu Molina), mantuviera sin protección militar por más de 2 horas al presidente luego de salir de Miraflores. Carratu Molina siendo un oficial de la armada, no solicitó apoyo de ese componente, dado que creía que era un golpe encabezado por miembros de ese componente. Incluso, pasada las horas y cuando ellos creían que se tenía controlada la cadena de mando de la FAN; Carlos Andrés ordena bombardear el Museo Histórico en la Planicie donde se encontraba Chávez (ahora lo llaman el cuartel de la montaña) y las unidades militares controladas por los insurgentes en Maracay, Valencia y Maracaibo; pero en la practica la aviación desconoció la orden dada por el presidente y miembros del alto mando militar. Seis años después de esos sucesos, esos militares tenían en la presidencia y gobernaciones muchos de los oficiales de esas insurgencias.

En el año 2000, Chávez desarrolló el PLAN BOLÍVAR 2000 donde los jefes de las guarniciones militares y una gran cantidad de oficiales ejecutaron millonarias obras y programas de suministros pero sin control de contraloría, incluso esos militares tenían beligerancia política. En ese tiempo, los dirigentes de partidos aliados como el PPT, el MAS y otros fueron sustituidos por militares activos y retirados, que comenzaron a tener mayor espacio en los asuntos del poder político. Así comenzó un plan para corromper a los integrantes de la FAN, quienes ahora muchos de sus integrantes son señalados de estar inmersos en graves hechos de corrupción y millonarios negocios que abarcan todos los espacios económicos del país, incluyendo la importación y distribución de alimentos.

Hoy en día ese régimen sostenido por la FANB está acorralado ante un movimiento de masa creciente, al punto que entre los escenarios valorados se encuentra la posibilidad de un golpe de Estado provenientes de sectores del chavismo; escenario que se afectó ante las correctas acciones asumidas por la Asamblea Nacional que es un referente político nacional e internacional, que trabaja por reconstruir la unidad, la organización y movilización coordinada de la población. PERO la conducción de la FANB está en manos del chavismo militar, realidad que debemos internalizar para definir políticas que permitan sumarlo al proceso de transición.

Guaidó y la dirigencia en general debemos ser directos a los chavistas de la FANB. Además de la amnistía, debemos asumir el compromiso que se mantendrá la cadena de mando en esa institución, respetando las antigüedades, los ascensos y mejoras económicas y sociales obtenidas. Sobre todo que los militares no serán perseguidos por su afiliación al chavismo, solo que ahora la FANB se manejará de manera institucional y no al servicio de alguna parcialidad política. Esto es mejor que lo que tuvieron que hacer en la transición en Chile, donde el dictador derrotado paso hacer comandante general del ejército por 8 años y luego senador vitalicio y 9 miembros de su alto mando y colaboradores cercanos ocuparon cargos de senadores sin ser electos por el voto popular… desconocer al chavismo militar como parte de nuestra realidad política, podría causar una gran desestabilización para el gobierno de transición… Parte de este escrito son extractos del nuevo libro de Robin Rodríguez, que llevará por nombre SECRETOS DEL CHAVISMO

No hay comentarios:

Publicar un comentario